Una experiencia con los pequeños lectores

“La literatura infantil es aquella en la que se integran todas las manifestaciones y actividades que tienen como base la palabra con finalidad artística o lúdica que interesan al niño”.

(Juan Cervera, 1984).

 

Finalidad

 

Conscientes de la importancia en la escuela del desarrollo de la lectura y escritura, este proyecto que ahora presento denominado “Pequeños lectores” pretende incentivar el uso de biblioteca de aula y desarrollar hábitos lecto-escritores en educación infantil, lo que potenciará su gusto y disfrute a través de diferentes actividades lúdicas y motivadoras.

En la escuela la finalidad primordial de la práctica de lectura y escritura suele ser “aprender a leer y a escribir”. A esta práctica cuestionable se le ha llamado “uso escolar de la lengua escrita”, para contraponerla a sus auténticos usos sociales (Rockwell, 1982). De ahí surge la necesidad de crear esta experiencia para sumar la relación entre significado y significante, convirtiendo esta actividad en productiva y enriquecedora.

El proyecto se aborda atendiendo a una metodología globalizadora que nos permitirá trabajar las diferentes áreas de conocimiento, despertando su sensibilidad artística, el desarrollo del lenguaje en todos sus aspectos (diálogo, vocabulario, elocución…). Del mismo modo, nos acercaremos a nuestro patrimonio cultural a través de diferentes autores y artistas andaluces.

El principal objetivo del proyecto es acercar al alumnado a un mundo mágico, un lugar que nos permita crear, inventar historias, ensayar situaciones futuras, conocer nuestro patrimonio cultural y artístico, es decir, acercarlos al mundo de la lectura y escritura, a su uso social, de forma significativa, lúdica y motivadora.

Dado el egocentrismo propio de esta etapa, los niños sienten la necesidad de comunicar a los demás ideas, sentimientos… por lo que nos serviremos de ello para acercarlos al uso social del lenguaje, escribiendo notas informativas a las familias, recetas de cocina, cartas a los demás compañeros…. No se trata de escribir por escribir, sino de escribir para informar y comunicar.

Para aficionar a los más pequeños a la lectura, comenzaremos con pictogramas de canciones tradicionales, adivinanzas, poemas y cuentos de nuestro patrimonio cultural que pueden encontrar en la biblioteca de aula. Con ayuda de las familias realizaremos murales sobre la vida y obra de diferentes autores.

La repercusión que esta experiencia tiene en el aprendizaje del alumnado estriba en que la enseñanza-aprendizaje de la lectura y escritura es una actividad globalizadora que incide en la percepción y comprensión auditiva y visual, la expresión oral (pronunciación, elocución), potencia el vocabulario y el diálogo, la preparación a la lecto-escritura (comprensión, identificación, diferenciación, asociación, secuenciación espacio-temporal), el ámbito psico-afectivo (significación de los valores humanos, asunción de roles, expresión de sentimientos, emociones, participación) y la creatividad.

En cuanto a la mejora de la práctica docente la repercusión tiene que ver con el conocimiento del nivel expresivo de nuestros alumnos y alumnas; la detección de dificultades en el lenguaje y a nivel gráfico; la colaboración con la familia e implicación de ésta en la actividad del aula a través de la realización del “Libro viajero”, “el protagonista de la semana”, “uso de la biblioteca de aula”; la revalorización de nuestro patrimonio cultural y artístico y la elaboración de materiales, pictogramas.

 

Objetivos didácticos y metodología

 

El proyecto “Pequeños lectores” se plantea los siguientes objetivos didácticos:

  • Desarrollar su creatividad inventando, creando cuentos e historias y nuevos finales a los ya existentes.
  • Despertar el interés y la curiosidad por la lectura y escritura.
  • Valorar los libros, los cuentos y los textos de uso social como fuentes de información y conocimiento, desarrollando hábitos de cuidado.
  • Conocer diferentes autores y artistas de nuestro patrimonio cultural.
  • Implicar a la familia en la actividad lectoescritora.
  • Fomentar el gusto por la interpretación de imágenes, cuentos y pictogramas.

La lectura, la interpretación de imágenes y la escritura están presentes durante la jornada escolar y fuera de ella, por lo que debe impregnar toda la práctica educativa. El niño/a sólo puede sentir interés por aquello que percibe como una necesidad, y esta surge por el deseo de comunicarse con los demás.

Un espacio importante para el desarrollo de esta experiencia es la asamblea. En ella hacemos una puesta en común del material traído que servirá para realizar los diferentes murales y decorar la clase. La realización de los murales en la asamblea facilita el seguimiento del mismo así como su interiorización. Aunque la puesta en común se llevará a cabo en la asamblea, el desarrollo del proyecto se trabaja en los diferentes rincones que configuran la clase. El rincón del artista servirá para experimentar y manipular diferentes materiales con el fin de imitar las pinturas, ilustrar poesías y como medio para representar las sensaciones y emociones producidas por las audiciones trabajadas. Otro de los espacios a considerar es el gimnasio del centro, donde se realizan las actividades de tutorización.

 

 

Familia y escuela: un objetivo común

 

Familia y escuela son dos sectores educativos diferentes pero con un objetivo común: la educación de los niños y niñas y el desarrollo de todas sus potencialidades. Las relaciones fluidas y continuadas entre el centro y la familia permitirán establecer pautas de actuación para intervenir en su educación, de ahí la importancia de mantener contacto, colaborar y actuar de manera conjunta. Por todo ello será necesario fomentar la relación entre familia y escuela, de forma organizada, planificada y coordinada.

El mantener una relación fluida contribuye a la adquisición de un principio básico y fundamental de la Ley Orgánica de Educación (LOE 3 de mayo 2006) como es el principio de calidad de la educación, tal y como establece el artículo 1 de la misma.

En esta experiencia, la familia tendrá un papel decisivo ya que serán ellos los encargados de leerles los cuentos, adivinanzas, poesías y así introducirlos en ese mundo mágico, la literatura, que les permitirá inventar nuevas historias, soñar con nuevos personajes y dramatizarlos. En 1985, Marisa Bortolussi, califica como literatura infantil “la obra artística destinada a un público infantil”. Además de elaborar junto a sus hijos e hijas el libro viajero (recopilar cuentos, canciones de tradición popular) y el protagonista de la semana (creación de un libro donde se relatan aspectos significativos del niño, travesuras, cuentos favoritos, su nacimiento…).

 

 

Repertorio de actividades

 

1. Búsqueda de informaciónExperiencia pequeños lectores 2 (mural de una autora1.JPG)

Al comenzar el curso escolar informamos a las familias sobre el proyecto que vamos a llevar a cabo; un proyecto para animar y fomentar la lectura y escritura a través de nuestro patrimonio cultural y la elaboración de textos de uso social (recetas de cocina, cartas, notas informativas…). Para ello, le pediremos su colaboración aportando material e información acerca del tema que trabajamos, el cual se expondrá en el tablón de anuncios del aula.

 

2. Puesta en común

Al inicio de cada sesión veremos el material aportado por el alumnado, que servirá para realizar el mural, decorar el aula y conocer así un poquito más de la vida y obra del autor o autora que estamos conociendo en esa unidad específica.

 

3. Actividades tutoriales

Para el desarrollo de estas actividades necesitamos la colaboración del alumnado de primaria. Un día a la semana leen cuentos tradicionales al alumnado de educación infantil y al finalizar la lectura se abordan preguntas para comprobar que lo han entendido.

Durante su desarrollo hemos ido observando incidencias que han requerido alguna nueva estructuración.

Al principio, la actividad se realizaba los jueves después del recreo en el gimnasio. Se mostraban un poco alterados y costaba bastante que estuvieran atentos al cuento. Por otra parte, los mayores se quejaban porque no les hacían caso.

Las siguientes semanas, el alumnado de infantil se relajaba en el gimnasio y se organizaba por grupos. Una vez que teníamos el ambiente propicio, el alumnado de primaria se sentaba con cada grupo para leer el cuento y realizar las preguntas oportunas.

Después de estas semanas y por iniciativa del alumnado de primaria cambiamos el día de la actividad a los miércoles. Y con la llegada del buen tiempo, se realizó al aire libre.

Ha sido una actividad muy enriquecedora ya que a los más pequeños les gusta que un amigo mayor les lea y se convierten en un modelo a seguir. Para los más mayores es una actividad lúdica, se sienten importantes a la vez que trabajan la entonación, vocabulario, pronunciación y una lectura comprensiva.

 

3. Biblioteca en el aula

Experiencia pequeños lectores 3 (libroviajero1.JPG)Para fomentar la lectura en la infancia, los cuentos, adivinanzas… son un recurso muy útil. Para ello hemos puesto en marcha nuestra biblioteca de aula con un servicio de préstamo de libros. Con ello también se favorece la colaboración de las familias y una continuidad entre el hogar y la escuela.

Puesta en práctica:

  • Ordenamos los libros del aula por temáticas: adivinanzas, cuentos, poesías…
  • Nos hacemos un carnet de biblioteca de aula.
  • Creamos un registro: cada niño tiene una hoja A3 con un cuadro de doble entrada. Para llevarse un libro debe anotarlo en su hoja y disponer de su carnet.

Cuando ya lo han leído en casa, devuelven el libro a la biblioteca, guardan su carnet en el lugar destinado a ello y buscan su hoja de registro para poner un gomet junto al título del libro que ha traído.

Además de fomentar el gusto por la lectura en el hogar también les hace sentir más responsables, ya que tienen que cuidar del libro y de su carnet para poder volver a sacar más libros.

Al tener un registro, ven la utilidad del lenguaje escrito, su funcionalidad, ya que así no repetiremos lecturas.

 

4. Libro viajero

Esta actividad consiste en elaborar un libro con forma de maleta, decorada de manera atractiva, que en un primer momento tendría todas las hojas en blanco y que irán rellenándose poco a poco en cada uno de sus viajes durante todo el curso. Esta maleta llevaría una carta de presentación en la que contaremos a las familias en qué consiste esta actividad. Los fines de semana la maleta comenzará a viajar casa por casa, marcando así el niño protagonista de la semana. En ella los padres, hermanos, abuelos… escribirán algo que para ellos sea significativo como por ejemplo, una poesía, una canción, adivinanzas… y el niño podrá aportar en la medida de lo posible su nombre o un dibujo alusivo a lo que ha relatado su familia. Este libro se lo lleva el viernes y lo deben traer el lunes. El lunes, dentro de nuestra rutina diaria, existirá un momento determinado para leer el libro viajero. En este caso es en la asamblea donde explicará a sus compañeros quién lo ha escrito, cuándo, si estaba con él, en qué lugar lo escribió, por qué le gusta. Una vez ha respondido a todas estas preguntas y curiosidades de sus compañeros pasaremos a leer lo anteriormente descrito.

En esta actividad la familia ha participado con mucho interés, el libro ha quedado muy bien y se han cumplido los objetivos propuestos tales como:

  • Potenciar la relación familia/escuela, implicándose en la realización de esta actividad de forma sistemática.
  • Sentirse verdaderos protagonistas, compartiendo las cosas de su casa con los demás.
  • Respetar y escuchar e interesarse por lo que cuenta un compañero, siendo capaces de ponerse en muchas ocasiones en el lugar del otro.
  • Aprender a formular preguntas que les interesen sobre cómo se realizó el desarrollo de la actividad.
  • Verbalizar el proceso de realización y contestar a las preguntas que los compañeros/as y el maestro/a le realicen.
  • Participar del folclore popular fomentándolo a partir de esta actividad.
  • Fomentar el desarrollo de valores recogidos en nuestro Proyecto Educativo (respeto, tolerancia…)

Es necesario resaltar que para los niños supone un momento de curiosidad importante, esperando con anhelo las noticias del libro, produciéndose siempre un momento mágico, de silencio, escucha y de respeto hacia el niño que trae el libro viajero. Al finalizar la exposición el niño es aplaudido. Es él el encargado de entregar el libro al siguiente de la lista para que se lo lleve, sintiéndose protagonista y aumentando así su autoestima, exteriorizando sus sentimientos y desarrollando su capacidad de transmitir a los demás cosas muy suyas.

 

5. Recetas de cocina y notas informativas

Experiencia pequeños lectores 1 (biblioteca1.JPG)Durante el curso escolar han ido escribiendo notas informativas a sus familias, viendo el uso social del lenguaje escrito y su utilidad. Además, la actividad que ha tenido una gran acogida ha sido la elaboración de recetas, donde tras escoger una receta escribíamos en papel continuo los ingredientes y coloreábamos sus dibujos, después ellos la escribían y hacían los dibujos de los ingredientes y acordábamos qué debía traer cada niño.

El día de la receta, leíamos los ingredientes y cada niño ponía un gomet en el ingrediente que había traído. Una vez que teníamos todo, jugábamos a ser cocineros, para ello hacíamos nuestro gorro y poníamos nuestro nombre, limpiábamos las mesas, las manos y repartíamos las tareas. En la medida de lo posible troceaban frutas, las lavaban, pelaban… y ¡listo para tomar!

Además de trabajar aspectos del lenguaje, con esta actividad se ha trabajado aspectos saludables como la alimentación e higiene, contado los ingredientes, los colores… Se han sentido más autónomos lo que beneficia su autoestima, por lo que es una actividad globalizadora y lúdica.

 

6. Manteles culturales

Con el método que utilizamos para trabajar nos mandan bits sobre pinturas y artistas que conoceremos durante el curso escolar. Nosotros los hemos plastificado y los hemos puesto en la estantería de la pizarra. A la hora del desayuno los cogemos y preguntamos quién quiere ese cuadro y ellos deben decir su título y autor. Cada cuadro le servirá de mantel para su desayuno. Lo limpiará después y colocará en su sitio. Es una actividad atractiva para conocer nuestro patrimonio. Mientras desayunan lo están viendo y conociendo sus características, colores, personajes, objetos…

 

 

Conclusión

 

El llevar a cabo este proyecto no solo ha servido para acercar a los niños/as a nuestro patrimonio cultural, valorándolo y respetándolo, sino que además se han introducido en un mundo mágico y fantástico como es la lectura y escritura viendo su necesidad y utilidad.

En esta tarea, las familias han jugado un papel muy importante, acogiendo y participando con agrado en todas las tareas.

 

 

Referencias bibliográficas

 

  • BORTOLUSSI, M.: Análisis teórico del cuento infantil. Alhambra, Madrid, 1985.
  • CERVERA, J.: La literatura infantil en la educación básica. Cincel, Madrid, 1984.
  • FERREIRO, E. y GÓMEZ PALACIO.: Nuevas perspectivas sobre los procesos de lectura y escritura. Editorial Siglo XXI, México, 1989.
  • ROCKWELL.: Los usos escolares de la lengua escrita. 1982.

 

 

Referencias legislativas

 

  • Ley Orgánica de Educación, 2/2006 de 3 de Mayo, artículo 1.
  • Orden 5 de Agosto de 2008, por la que se desarrolla el Currículo correspondiente a la Educación Infantil en Andalucía.