Romper los estereotipos en deporte, reto del profesorado en el siglo XXI

El Museo de Málaga acogió este miércoles las jornadas ‘Ceptalk Deporte, grandes mujeres para cambiar el mundo’ con invitadas de la talla de la olímpica Dana Cervantes o la paralímpica Francisca Bazalo, entre otras

El ciclo ‘Ceptalk Deporte, grandes mujeres para cambiar el mundo’, organizado por el Centro del Profesorado de Málaga y Museo de Málaga, concluyó con algunos retos al profesorado presente, entre los que destacaron, romper los estereotipos en el ámbito deportivo o inculcar actitud crítica al alumnado ante lo que leen.

El acto, que inauguró María Morente del Monte, directora del Museo de Málaga; Juan Manuel Criado Fernández, coordinador provincial de Formación e Inmaculada Carmona López, vicedirectora del Centro del Profesorado de Málaga, comenzó con la conferencia inaugural a cargo de Concha Berzal, jefa del Servicio de Deportes de la Diputación de Málaga, bajo el título ‘Igualdad de oportunidades en el ámbito del deporte y retos del profesorado del siglo XXI para contribuir a reducir las diferencias de género’.

Tras esta ponencia fue el turno de la mesa redonda ‘Igualdad de género en el ámbito del deporte’. En ella volvió a participar Concha Berzal junto a Dana Cervantes, olímpica y entrenadora nacional de atletismo; Beatriz Torres, árbitra de fútbol; Francisca Bazalo, campeona paralímpica y especialista en coaching deportivo; Laura Pérez Torres, periodista y directora de Avance Deportivo y Concepción Ruiz, presidenta de la Sociedad Andaluza de Medicina del Deporte (Samede).

El debate, que fue moderado por Marina Rivas, atleta y periodista deportiva de Diario Sur, se articuló en torno a la situación de las mujeres en el ámbito del deporte, haciendo hincapié tanto en la élite como en la práctica amateur y la brecha de género; posibles causas de la poca presencia de las mujeres en cargos directivos o el origen del abandono en la práctica deportiva de las adolescentes.

Entre los retos del profesorado del siglo XXI, las ponentes insistieron en la capacidad crítica para detectar el paternalismo, el uso del lenguaje, el tratamiento simétrico y, sobre todo, inculcar el deporte como una forma de vida bajo el lema ‘Deporte para siempre’.