Cadena de sorpresas en el CEIP Los Ángeles

El CEIP Los Ángeles desarrolla un proyecto de gestión emocional a nivel de centro dentro de la Red Andaluza “Escuela: Espacio de Paz”. Este trimestre hemos abordado el trabajo de la emoción: sorpresa. Aprovechamos la celebración del día de la Paz para realizar la actividad motivadora. Para ello, quisimos que nuestro alumnado viviera la emoción en primera persona. Por lo tanto, le organizamos varias sorpresas en el día de la Paz.
En primer lugar, “Cadena de sorpresas”. A cada clase le fue regalada una tarta de frutas saludables con un mensaje-reto que fue leído por un representante del alumnado. El reto era una “cadena de sorpresas”. El alumnado debería dar una sorpresa a alguien del centro, de su casa o entorno y así de unos a otros, se podría crear una cadena de momentos “sorprendentes” y llenos de felicidad. Este reto podría ser relatado y/o grabado para publicar en el blog de la biblioteca. Después, aprovechando que el alumnado bajó al patio vestido de blanco para unidos cantar una canción por la Paz, encontraron la segunda sorpresa.

Los/as alumnos/as de 2º a 6º de Educación Primaria, fueron “sorprendidos/as” por un grupo de animación que había llegado al colegio para hacerles cantar y bailar con distintos ritmos. El alumnado de Educación Infantil y 1º de Primaria fue sorprendido, tras su acto del día de la Paz, por sus personajes infantiles favoritos a tamaño real.
En ambos casos fue una total felicidad disfrutar de ver cómo sus caritas se iluminaban con sonrisas a la vez que disfrutábamos compartiendo con ellos sus canciones y bailes preferidos… Fue una mañana cargada de emoción y de sorpresas.

“Fue una jornada sorprendente para la comunidad educativa”.
Desde ese día, nuestro alumnado se ha implicado y la cadena de sorpresas no ha dejado de funcionar realizando sorpresas a distintos miembros de la comunidad educativa. ¡Reto conseguido!
Paralelamente a ello se ha iniciado, como es habitual, el trabajo de la gestión de esta emoción desde el grupo clase para finalizar con un panel a nivel de centro que recoja todo lo que hemos aprendido en la gestión de esta emoción.
“EDUCAR LA MENTE SIN EDUCAR EL CORAZÓN, NO ES EDUCAR EN ABSOLUTO” (ARISTÓTELES)