Educando con corazón en el IES Concha Méndez Cuesta

Si hay algo que motive al alumnado a hacer cosas diferentes son las fechas especiales. En este caso, el día de San Valentín nos ha servido como excusa para continuar colaborando con quienes más lo necesitan e infundiendo valores de solidaridad y cooperación.

En un arduo trabajo preparatorio y organizativo, profesoras del centro han propuesto tres vías distintas de celebración para esta fiesta.  Por un lado, la ya típica entrega de cartas de amor, reconocimiento y amistad, a través de buzoneo. En este caso, han sido alumnas de bachillerato las encargadas de su organización. En el recreo todo el alumnado tuvo la oportunidad de registrar su misiva y que, posteriormente fuera entregada a su destinatario/a.

Por otro lado, las tutoras de 1º ESO D (Violeta Marfil) y E (Ángela Piédrola) organizaron, con sus alumnos/as y respectivas familias, una pastelería solidaria, con todas las precauciones de intolerancias alimentarias, alergias, etc., ofreciendo diferentes rincones dulces, donde las familias iban entregando, bien provistas de guantes, el pastel elegido por un precio solidario. Las familias dieron el do de pecho a la hora de elaborar sus manjares y, como resultado, no quedaron sino las bandejas vacías.

Siguiendo con lo dulce, y también partiendo de 1º de la ESO, la profesora Violeta Marfil, junto con otras compañeras del claustro: Maite Sánchez, Lola Aguayo y Ángela Piédrola, se han pasado haciendo brochetas de gominolas toda esta semana, por las tardes, debidamente empaquetadas y etiquetadas, para que nadie se quedara sin su detalle. También durante estos días, se ha podido reservar y enviar estas brochetas de corazón, que han dejado un delicado y atractivo ambiente de “chuche” por nuestros pasillos. Un detalle, igualmente solidario, que ha ido a aumentar la recaudación solidaria de este centro en el día del corazón.

Tanto la recolección de la pastelería, como de las brochetas dulces, formaban parte del plan de ayuda al comedor social EMAÚS, de Torremolinos. Finalmente, en una sola mañana, se ha recaudado la friolera de 600 euros para quienes más lo necesitan en la localidad. Muchas comidas solidarias con color rojo, el del corazón de nuestra comunidad educativa.

Para terminar, no hemos querido dejar de colaborar con nuestra pequeña AWA, la niña de Costa de Marfil a la que está ayudando la ONG “Más nunca es Menos”, y su proyecto de Maternidad en origen. Unos anillos y chupa-chups solidarios han recolectado unos 90 euros, gracias a la persuasión y esfuerzo del alumnado del aula específica y de bachilletato, junto con sus respectivas profesoras Patricia Vargas y Ana San Martín, que suponen un granito de arena más para este enorme proyecto de cooperación y asistencia, coordinado por la profesora Elena Moreno.

En definitiva, mucho trabajo, pero muchas sonrisas de satisfacción y unos corazones más rojos y más grandes que nunca… como se puede ver en las fotos de un maravilloso photocall, elaborado para la ocasión.