El CES Santa María de los Ángeles conmemora el Día Escolar de la no-violencia y la Paz

Desde el CES Santa María de los Ángeles comparten la idea de que este trabajo en valores, sobre la Paz y otros asociados, ha de realizarse durante todo el curso y en cada momento, y por ello nos aportan lo que este año han realizado para su celebración.

Han querido rescatar la Leyenda Sadako Sasaki. Según esta leyenda japonesa, tu mayor deseo se hará realidad, si construyes mil grullas de papel. Para los japoneses la grulla es el símbolo de la paz, como para nosotros lo es la paloma blanca; la grulla además de paz, significa salud.

Por tanto, la idea de este curso, era elaborar 1000 grullas de papel que convirtieron nuestro patio en el jardín de la Paz. Estas grullas iban acompañadas de mensajes escritos con deseos de Paz, de solidaridad, de justicia…

Durante todo el mes de Enero se ha realizado, en tutorías, un trabajo reflexivo sobre el concepto de Paz positiva, los distintos tipos de violencia, qué caracteriza a una persona pacífica o pacifista, qué podemos hacer para fomentar una Cultura de Paz…

Por otro lado ASPA ha impartido talleres sobre la cuestión saharaui, y se ha colaborado con la caravana por la Paz promovida por la asociación malagueña de amigos del pueblo saharaui para recoger alimentos destinados a los campamentos de refugiados/as en Argelia.

El mismo Día de la no violencia y la Paz, aparte de bajar y colocar las grullas, se ha hecho un desayuno solidario cuya recaudación iba destinada a apoyar un proyecto, que quiso ser una acción para contribuir a transformar en pequeña escala la situación de varias chicas en Togo proporcionándoles la posibilidad de formarse y empoderarse. El dinero recaudado irá destinado a apoyar el proyecto: “África tiene nombre de mujer. Hogar de Niamtougou-Togo”.

Desde hace dos cursos se está trabajando en el proyecto integrado de 1º de bachillerato; se ha mantenido correspondencia con las jóvenes becadas, y la idea es obtener más fondos para que puedan seguir su formación o incluso ampliar el número de mujeres beneficiarias.
Desde el Centro, en colaboración con ASPA, creen que apoyándolas en los procesos educativos, garantizan, no sólo el futuro de las mujeres africanas, sino del continente africano.