Una experiencia teatral en el IES Los Manantiales

cartel howellPara el IES Los Manantiales, desde hace tiempo, el teatro es una actividad muy importante para la que cuenta con un espacio para las representaciones, la Sala Manantiales. En los últimos años, esta importancia se ha acrecentado con la labor realizada por el profesor y director escénico Pedro Castañeda a través de su compañía Neuquen, formada por padres, profesores, alumnos y antiguos alumnos.

Este curso, los alumnos de 4º ESO, con el objeto de recaudar fondos para su viaje de estudios, han preparado un montaje muy imaginativo, con 20 personajes sobre el escenario. Se trata de la obra, “Instrucciones para John Howell”. La obra es una adaptación del relato del mismo título de Julio Cortázar . La adaptación y la dirección han corrido a cargo de la directora del instituto, y también actriz, Cristina Fernández.

Ha sido un trabajo duro, intenso, y muy bonito, que ha servido también para unir a alumnos de grupos diferentes que deberán convivir en el viaje de estudios. Desde noviembre hasta el día del estreno, el pasado 30 de enero, los alumnos han ensayado en todos los recreos, además de una tarde semanal en la que hacían jornada completa en el centro. Y en este trabajo duro han nacido grandes artistas y grandes profesionales, como quedó patente en el estreno, en una sala repleta de familiares, amigos y profesores.

IMG_7702“Instrucciones para John Howell” es un montaje lleno de sorpresas para el público, con una música muy especial, y un texto que invita a la reflexión. Cuando empieza la obra, asistimos al final del primer acto de una comedia de enredos representada por una compañía sin grandes pretensiones artísticas. Pero la verdadera comedia, el teatro, el absurdo, en fin, comenzará en el intermedio.

El teatro, ya desde la época barroca, es algo más que una simple expresión artística: es el símbolo de la vida. Retomamos así un tema clásico, el del “teatro dentro del teatro”. El mundo es un escenario, y en cada función se repite lo inevitable. Lo que ha sucedido una vez puede volver a suceder. Sólo hay que esperar.

El espectáculo está servido. La función debe comenzar.

Ahora, los alumnos, constituidos ya en compañía teatral (“El rayo verde”), y una vez que terminen sus dos semanas de representaciones, inician un nuevo proyecto.