Homenaje a la profesora Ana García Pulido en el IES Guadalmedina

agpEl pasado mes de junio (2014), con el final de curso, la profesora Ana García Pulido (la directora Ana, para sus alumnos) puso fin a una trayectoria profesional de treinta años en la barriada de La Palmilla. Había llegado en 1982 como maestra de primaria al Colegio Cerro Coronado, pasando luego al Colegio Manuel Altolaguirre y finalmente, en 1998, a la entonces sección del IES La Rosaleda, que al curso siguiente pasó a ser Instituto de Enseñanza Secundaria Guadalmedina.

Primero ocupando el cargo de Jefe de Estudios durante tres años y, posteriormente, durante tres períodos, el de Dirección, con su entusiasmo y talante aunó un equipo docente que supo llevar a cabo su profesión en la barriada Palma-Palmilla, una de las zonas más conflictivas de Málaga.

Dagp22urante sus tres periodos de dirección  se lograron desarrollar actividades y programas educativos quizás inimaginables en un principio: la festividad anual Celebramos juntos, donde se aúnan las distintas culturas presentes en el centro en torno a la celebración familiar de la Navidad y Eid Mubarak, encuentros Deportivos Intercentros, edición de la revista Aquí hay palmiller@s, Olimpiada Lectora de Málaga (con premios individuales y colectivos), premio del concurso “Conciliar es ganar” en los Talleres de Igualdad del Área de la Mujer con la Ensaladilla contra el maltrato a las mujeres, programa de radio El Recreo en la emisora local Radio Onda Color, Exposiciones artísticas de la Comunidad Educativa, desarrollo del Proyecto Aprende a mirar que tiene como objetivo la creación artística del alumnado, etc.

Del éxito alcanzado por el equipo bajo su dirección son muestra el segundo Premio Nacional de Enseñanza Compensatoria (2008) otorgado por el Ministerio de Educación, Política Social y Deporte, por desarrollar acciones dirigidas a la compensación de desigualdades y el premio a la Excelencia Educativa otorgado por la Junta de Andalucía en 2009, entre otros reconocimientos.

Ante su marcha, sus compañeros de batalla diaria, le han hecho uno de los mayores reconocimientos que puede hacerse a un profesional de la enseñanza: dar su nombre a la biblioteca del centro. Así, hoy, al pasar por la Avenida de la Palmilla, en un lateral del instituto se puede ver el edificio que ostenta su nombre: Biblioteca Ana García Pulido.

La trayectoria de Ana García se puede resumir en las palabras de un alumno del centro: “Maestra, tú siempre serás la directora