La Junta protege como Zona Arqueológica el Complejo Kárstico de Cueva Navarro IV en Málaga

navarro4El conjunto alberga los principales yacimientos del periodo entre el Pleistoceno y el Holoceno en el Mediterráneo occidental

El Consejo de Gobierno ha acordado inscribir en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, con la tipología de Zona Arqueológica, el Complejo Kárstico de Cueva Navarro IV, en el término municipal de Málaga. Este conjunto alberga uno de los registros geológicos y arqueológicos más importantes del Mediterráneo occidental para documentar el periodo que transcurre entre el Pleistoceno Medio (hace unos 150.000 años) y el Holoceno Antiguo (hace 4.000 años).

La zona delimitada, de 76.539 metros cuadros, abarca toda la cuenca de alimentación del complejo kárstico y está formada por la Cueva Navarro IV, que le da nombre y que ya estaba protegida como Bien de Interés Cultural al contener manifestaciones de arte rupestre, y por otros cuatro yacimientos: Cueva del Montijano, Raja del Caballo, Cueva de la Virgen y Cueva de los Ojos.

Todas estas cavidades destacan por la abundancia de estalactitas, estalagmitas y otros ‘espeleotemas’, entre los que se incluyen los ejemplares de calcita en diente de perro más espectaculares de Andalucía. Por su parte, el material arqueológico se concentra principalmente en los depósitos mixtos (marinos y continentales) que rellenan el complejo kárstico.

En la Cueva Navarro IV, el hallazgo de piezas líticas y restos de moluscos aporta evidencias de su utilización durante el Paleolítico Superior. Pero el principal interés de este abrigo viene del arte rupestre de sus paredes, en distintos tonos de rojo y negro y con motivos geométricos (curvilíneos, de puntuaciones, líneas de puntos, trazos pareados y haces rectilíneos y cruzados). A ellos se suman la pintura naturalista de una figura bovina y diversos ‘espeleotemas’ teñidos.

En cuanto al resto de las grutas y abrigos, la Cueva del Montijano, también llamada del Humo, destaca por el hallazgo de raspadores, buriles y otros elementos atribuidos al periodo Magdaleniense, aunque en la última intervención también se han hallado restos del Musteriense o Paleolítico Medio. En este periodo fue ocupado también el yacimiento de la Raja del Caballo.

La Cueva de la Virgen presenta materiales líticos solutrenses o del Paleolítico Superior, junto con abundantes elementos del Neolítico y Calcolítico. Finalmente, en la Cueva de los Ojos se han localizado restos de industria lítica paleolítica y piezas cerámicas de la Prehistoria reciente.

El Complejo Kárstico de Cueva Navarro IV se incluye en el mismo contexto de otros yacimientos de la costa malagueña, como las cavidades de los tajos de Bajondillo (Torremolinos) y las cuevas de Nerja, del Toro o Calamorro en Benalmádena, del Hoyo de la Mina (Málaga) y de la Victoria y del Higuerón (Rincón de la Victoria).