El escritor Andrés Trapiello visita el IES Salvador Rueda de Vélez-Málaga


sruedaEl viernes 16 de diciembre el escritor Andrés Trapiello acudió al IES Salvador Rueda de Vélez-Málaga con motivo de la celebración en esa fecha (día del nacimiento del poeta Rafael Alberti), del Día de la Lectura en Andalucía.

Andrés Trapiello fue presentado por el profesor de la Universidad de Málaga (y un amplísimo currículum más) Antonio Garrido Moraga, quien señaló la importancia del autor y de su abundante obra dentro de la literatura en español (y no solo de España, recalcó).

Trapiello elogió el mismo hecho de la lectura, acto en el que la imaginación juega un lugar decisivo. Pasó a continuación a hablar del libro más importante de la literatura española, el Quijote. Un libro que, según una encuesta del CIS, es el libro más valorado y también el más leído de los españoles (un veinte por ciento de los encuestados afirma haberlo leído). Lectura realizada, además, en la escuela. Algo que Trapiello negó categóricamente: se necesitarían siete años de escolaridad, con un horario regular, para leerlo en su totalidad…Se ha leído, si acaso, fragmentariamente. Y, si se ha leído en su integridad, se ha hecho de adulto.

La gran dificultad para acceder al Quijote, no obstante, no es su extensión. Es su lenguaje, que desconocemos en gran parte. Por eso, el autor decidió traducirlo. Traducirlo para que podamos leerlo como puede leerlo un inglés o un ruso: en una versión que lo acerca a su mundo. Sin dejar de ser la obra de Cervantes. De igual modo, la traducción de Trapiello (a la que ha dedicado catorce años de su vida; solo las tardes, matiza) trata de acercar al lector contemporáneo esta obra magistral. Una obra que, de alguna forma, no es una novela porque, según Trapiello, Cervantes logra convencernos de que se trata la verdadera historia de un hidalgo manchego.

srueda2La vida de Cervantes está plagada de adversidades. Pero su obra, el Quijote, nunca es amarga ni deja traslucir resentimiento alguno, nos dijo Andrés Trapiello. Es una obra humorística a la que merece la pena acercarse. Animó a todos a hacerlo. Ah, y animó también a los profesores de Literatura a hacer lo mismo que Antonio Machado con sus alumnos: dar el aprobado general.

La charla terminó con elogios del autor a la actitud de los alumnos, quienes escucharon atentamente sus palabras y participaron también con sus preguntas.

El acto estuvo organizado por el Centro Andaluz de las Letras.

Share