El pensamiento de Ortega y de María Zambrano en el IES Ben Gabirol


image3El viernes, 6 de mayo, el alumnado de bachillerato del IES “Ben Gabirol” tuvo el gran privilegio de asistir a una conferencia de Juan Fernando Ortega Muñoz, Catedrático Emérito de Filosofía por la Universidad de Málaga.

En medio de un silencio reverencial, como si todos tuviéramos la certeza de estar escuchando las palabras de un hombre sabio, Juan Fernando Ortega habló de Filosofía con mayúsculas, auténtico amor por la sabiduría, y, tras realizar un recorrido por la historia del pensamiento humano desde sus inicios (Grecia), llegó a la figura del pensador español José Ortega y Gasset.

Pocos sabíamos que Ortega y Gasset, a pesar de ser madrileño, había cursado sus estudios de bachillerato en el colegio del Palo, en Málaga. Y que para  él, una persona “es” del lugar en el que ha estudiado el bachillerato, por ser esta una etapa fundamental en la formación del ser humano.

La conferencia versó en torno a las líneas centrales del pensamiento filosófico de José Ortega y Gasset (raciovitalismo) y el método de intuición filosófica. Para Ortega, el yo y la circunstancia (el mundo) son las dimensiones fundamentales de la vida humana.

A continuación, Juan Fernando Ortega se refirió a la pensadora malagueña María Zambrano, que él mismo rescató del olvido (fue creador y presidente de su Fundación, además de amigo personal)  y a la que había dedicado numerosos estudios. María Zambrano, discípula de José Ortega y Gasset, fue  una pensadora que tuvo que enfrentarse, como mujer, a aquellos que, en su tiempo, consideraban que no era  posible que una mujer fuera “filósofo”. Después de la guerra civil tuvo que exiliarse, como tantos otros, pero regresó a España años antes de su muerte.

Para María Zambrano, mujer de izquierdas pero profundamente religiosa, la intuición es el eje primordial de su método filosófico.

La conferencia terminó con un turno de intervenciones, en el que muchos alumnos/as  se lanzaron a preguntar por aspectos de la filosofía de Ortega y de María Zambrano.

Share