Fernando Savater visita el I.E.S. Sierra Bermeja


foto SavaterEl pasado 4 de mayo el I.E.S. Sierra Bermeja recibió la visita del escritor y filósofo Fernando Savater. El encuentro se realizó en el marco del Plan de Fomento de la Lectura del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y fue posible gracias a la mediación de José Antonio Binaburo, impulsor de la Red Escuela Espacio de Paz, y de Mª Dolores Palomo, profesora y coordinadora de la Biblioteca del centro.

El Salón de Actos del instituto se quedó pequeño para escuchar la intervención de Savater, que se dirigió a un público de 4º de ESO y 1º y 2º de Bachillerato, al que invitó a lo que él llama la aventura de leer, pensar y vivir. “Leer ensancha el alma”, dijo, sin hacer distinción entre la Odisea y las novelas de aventuras porque toda la buena literatura tiene la capacidad de sacarnos de nuestro pequeño mundo y hacernos vivir otras vidas. Una persona que lee, continuó, es más libre, disfruta más los placeres de la vida –una conversación con un amigo, un paseo, un diálogo con uno mismo- y necesita consumir menos, es decir, vive más por menos.

En respuesta a los alumnos, les animó a seguir su vocación auténtica porque sólo así se alcanza la “buena vida” –esa que sólo puede definirse individualmente. El precio de la libertad, explicó, es la responsabilidad; elegir algo supone renunciar a otro algo. Encontrar qué se quiere alcanzar y qué merece la pena hacer para conseguirlo es la aventura de vivir. En este sentido, recordó el disgusto de sus padres cuando se decidió por la Filosofía y no por el Derecho, al que estaba encaminado por tradición familiar.

Hizo también una apasionada defensa de las Humanidades al tiempo que llamaba a los alumnos de Ciencias Experimentales a buscar el placer de la lectura. Un placer que no puede ser impuesto porque, como tiene escrito Pennac, el verbo leer, como el verbo amar, no tolera el imperativo.

Reconocido con algunos de los premios literarios más prestigiosos del país restó importancia a los mismos pues ninguno de ellos, puntualizó emocionado, puede competir con la sonrisa del ser amado.

Share